Qué cesta elevadora elegir

Una cesta elevadora, también llamada plataforma elevadora móvil de personal (PEMP) o, también, plataforma de trabajo aérea, es un equipo que permite efectuar trabajos en altura de forma segura para los trabajadores, minimizando el riesgo de caídas.

Existe una gran variedad de modelos en el mercado. Para elegir el que más se adecue a sus necesidades, será necesario tener en cuenta varios criterios, entre ellos: la altura de trabajo, si éste se realizará en espacios cerrados o en exterior, si la zona de trabajo es de fácil o de difícil acceso y el peso de la carga.

Las cestas elevadoras se utilizan en áreas muy diversas: en obras de construcción, en operaciones de logística, para trabajos de manutención industrial, para trabajos de mantenimiento en la vía pública, entre otras.

Cestas elevadoras: ver productos

  • ¿Cuáles son los criterios a la hora de elegir una cesta elevadora?

     Cesta elevadora de tijera HAULOTTE

    Cesta elevadora de tijera HAULOTTE

    Hay una gran variedad de modelos de cestas elevadoras. Comience por identificar la configuración, es decir, el tipo de cesta elevadora más adecuada para el uso previsto. A continuación, elija un modelo dentro de la configuración elegida con las dimensiones y capacidad de carga necesarias. Estos son los criterios que deben tenerse en cuenta:

    • Lugar de trabajo: se trata del entorno en el que se pondrá en funcionamiento la cesta elevadora. La elección del tipo de cesta va a depender de si prevé trabajar en espacios cerrados o en exterior. Debe tener en cuenta el suelo o terreno en el que será utilizada (regular, fangoso, friable, etc.).
    • Altura de trabajo: es el criterio más importante y más fácil de definir, ya que corresponde a la altura que se debe alcanzar con la cesta elevadora para realizar las intervenciones. Este criterio influye directamente en la elección del tipo de mecanismo de elevación o del modelo que se seleccionará dentro de una categoría de cestas. 
    • Capacidad de carga: se define por el número de trabajadores y por el peso del material que la cesta debe levantar.
    • Movilidad: existen diferentes opciones en cuanto a la movilidad de las cestas. La elección se hará teniendo en cuenta las características del espacio en el que las cestas se moverán y la frecuencia de desplazamientos. Las cestas autopropulsadas permiten desplazarse con facilidad. Las cestas con ruedas son más adecuadas para trabajos en espacios interiores, mientras que las cestas sobres orugas son más adecuadas para espacios exteriores. Las cestas elevadoras de tracción son más sencillas y menos caras, pero requieren un vehículo tractor para poder desplazarse. Las cestas montadas en vehículos se utilizan mayoritariamente para trabajos en la vía pública.


    • Dimensiones: hay que tener en cuenta las dimensiones de la cesta para evitar problemas durante su utilización. Las cestas verticales son las más pequeñas y, por lo tanto, son las más adecuadas para trabajar en zonas de difícil acceso y en espacios pequeños.
    • Alcance lateral: el alcance lateral corresponde a la posibilidad de mover la cesta en el plano horizontal en relación con la base. Los cestas elevadoras de tijera no ofrecen alcance lateral, es decir, la cesta solo puede subir y bajar, a diferencia de las cestas articuladas y las telescópicas, que pueden moverse en el plano horizontal, pudiendo alcazar puntos elevados de dificil acceso. Estos dos tipos de cestas resultan muy útiles para evitar obstáculos, como ramas o cables eléctricos, o cuando la base de la cesta no puede colocarse exactamente debajo de la zona de trabajo.
  • ¿Qué tipos de cestas elevadoras existen?

     Cesta elevadora articulada GENIE

    Cesta elevadora articulada GENIE

    Existen diferentes configuraciones de cestas elevadoras:

    • Cesta de trabajo

    Consiste en una plataforma de trabajo independiente, sin ningún mecanismo de suspensión. La cesta se monta en equipos de elevación de cargas, como grúas o carretillas elevadoras.

    Es el tipo de cesta más barato del mercado, con un precio que va de los 400 a los 2.000 euros.

    También conocida como cesta de brazo articulado, esta cesta está montada en el extremo de un brazo, dotado de una o varias articulaciones. Esta configuración ofrece gran libertad de movimientos y permite sortear fácilmente los obstáculos para acceder a zonas de difícil acceso.

    Las cestas elevadoras articuladas pueden alcanzar alturas de trabajo de hasta 40 metros.

    Consiste en una cesta montada en el extremo de un brazo telescópico que permite la elevación en línea recta. En comparación con los otros tipos de cestas elevadoras, las cestas telescópicas ofrecen mayor alcance tanto en el plano horizontal como en el vertical. Algunos modelos tienen también una sección pendular en el extremo del brazo telescópico que facilita la aproximación a la zona de trabajo, principalmente cuando no se puede colocar la base de la cesta justo debajo de la zona de la intervención.

    Las cestas elevadoras telescópicas pueden alcanzar alturas de trabajo de hasta 55 metros.

    Consiste en una cesta que sube y baja gracias a un mecanismo llamado de tijera, esto es, un sistema hidráulico formado por estructuras móviles cruzadas y unidas entre sí. La cesta de tijera puede levantar cargas de hasta 1.000 kg, frente a los 200 kg de media que pueden levantar los otros tipos de cestas.

    Las cestas de tijera pueden alcanzar alturas de trabajo de hasta 20 metros.

    Es adecuada para trabajos en espacios cerrados que no exigen un alcance lateral significativo. Es la configuración perfecta para trabajar en zonas estrechas y de difícil acceso.

    Las cestas verticales pueden alcanzar alturas de trabajo de hasta 12 metros 

    Está equipada con estabilizadores integrados en el chasis, que le permiten trabajar en terrenos escarpados.

    Hay dos configuraciones posibles para las plataformas araña: la plataforma articulada con brazo multidireccional y la plataforma telescópica con brazo telescópico.

    Las plataformas araña pueden alcanzar alturas de trabajo de hasta 30 metros. 

    • Cesta elevadora montada en vehículo

    Se trata de una cesta elevadora montada sobre un vehículo motorizado, como un camión pesado, una camioneta o un tractor. El sistema de elevación puede ser telescópico, articulado o de tijera.

    Las cestas montadas sobre vehículos ligeros permiten trabajar a alturas de entre 10 y 27 metros. 

    Las plataformas montadas en camiones permiten trabajar a alturas de hasta 70 metros de altura.

    • Cesta suspendida

    Se trata de una plataforma de trabajo suspendida por cables y cabrestantes. A diferencia del resto de configuraciones, las cestas suspendidas no trabajan desde el suelo, sino desde un punto elevado, como el tejado de un edificio, lo que permite trabajar a alturas superiores a 100 metros. Las plataformas suspendidas pueden instalarse de forma temporal o permanente y pueden utilizarse, por ejemplo, para llevar a cabo operaciones de mantenimiento en un edificio.

  • ¿Cesta elevadora eléctrica, diésel o híbrida?

     Cesta elevadora diésel HINOWA

    Cesta elevadora diésel HINOWA

    Las cestas elevadoras pueden estar equipadas con motores eléctricos, diésel o híbridos. La elección del motor depende principalmente del tipo de espacios en los que la cesta va a utilizarse.

    Cestas articuladas eléctricas

    Las cestas articuladas eléctricas funcionan por baterías o, a veces, por cable. Se utilizan principalmente para trabajos en espacios cerrados.

    Ventajas

    • Inexistencia de gases de escape, por lo que no se deteriora la calidad del aire.
    • Funcionamiento silencioso.

    Desventaja

    • Autonomía limitada por la capacidad de las baterías.

    Cestas articuladas diésel

    Las cestas elevadoras con motor diésel son adecuadas para trabajos al aire libre.

    Ventajas

    • Autonomía ilimitada, siempre que se pueda llenar el depósito cuando el motor lo requiera.

    Desventajas

    • Emisiones contaminantes de gases de escape (CO2).
    • Motor mucho más ruidoso.

    Cestas articuladas híbridas

    Se trata de una opción más reciente, que combina un motor de combustión interna, con un motor eléctrico y baterías.

    Ventaja

    • Versatilidad: el motor diesel se utiliza en exterior y el sistema eléctrico en espacios cerrados.

    Desventaja

    • Es una tecnología más cara que la de las dos anteriores.
  • ¿Cesta elevadora manual, de tracción, autopropulsada o montada en vehículo?

    Cesta elevadora de tracción Niftylift

    Cesta elevadora de tracción Niftylift

    Las cestas elevadoras de desplazamiento manual son modelos pequeños utilizados en la logística de espacios comerciales y en almacenes, y son una alternativa más segura y eficaz a las escaleras de mano. Gracias a su tamaño reducido, pueden entrar y moverse a través de los pasillos de almacenamiento. Además, poseen un sistema de elevación eléctrico que facilita la tarea de mover cargas sin que sea necesario realizar un gran esfuerzo físico.

    Las cestas elevadoras de tracción, compactas y ligeras, cuentan con un motor que se utiliza únicamente para accionar el mecanismo de elevación de la cesta. Pueden transportarse fácilmente mediante un vehículo de empresa.

    Las cestas elevadoras autopropulsadas están equipadas con ruedas u orugas motrices, que permiten maniobrar y desplazarse con facilidad por la zona de trabajo.

    Las cestas elevadoras sobre vehículos se montan en vehículos de transporte, que pueden ser ligeros o pesados. Son ideales para trabajos repetitivos que requieren desplazarse frecuentemente, como el mantenimiento de la iluminación de la vía pública, por ejemplo. 

Guías de compra relacionadas
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando...
Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.