Elegir el presostato adecuado

Un presostato, también conocido como manostato o vacuostato, se utiliza para controlar la presión en un circuito de fluido (hidráulico, neumático u otro). En términos sencillos, se trata de un interruptor que cambia su estado de conmutación (abierto o cerrado) cuando la presión del fluido alcanza o supera un valor definido.

Los presostatos se utilizan en una amplia gama de equipos y procesos industriales: para controlar bombas y compresores, como dispositivos de seguridad redundantes o para alimentar un bucle de control automatizado.

Consultar presostatos

  • ¿Presostato mecánico o electrónico?

    Presostato electrónico WIKA

    Presostato electrónico WIKA

    Los presostatos pueden dividirse en dos categorías principales: presostatos mecánicos y presostatos electrónicos. Además de la diferencia de tecnología, estas dos familias ofrecen diferencias en la señal de conmutación y las opciones de ajuste.

    Presostatos mecánicos

    Los presostatos mecánicos convierten la presión del fluido en movimiento mecánico mediante una membrana o pistón que, al deformarse o moverse, acciona el contacto de conmutación. Los presostatos mecánicos no necesitan alimentación eléctrica para funcionar, pero sólo pueden suministrar la señal de conmutación.

    Se trata de aparatos sencillos y baratos, elegidos por su robustez más que por la precisión de sus mediciones. Generalmente se utilizan para conmutar corrientes elevadas (para controlar bombas, por ejemplo) o como dispositivos de seguridad redundantes.

    Los presostatos mecánicos pueden tener un punto de conmutación preajustado de fábrica o ajustable, pero generalmente la histéresis (diferencia entre el punto de conmutación y el punto de reajuste) no es ajustable.

    Presostatos electrónicos

    Los presostatos electrónicos utilizan un sensor de presión electrónico para medir la presión y activar una señal de salida en los puntos de conmutación. Los presostatos electrónicos suelen ser más complejos y, por tanto, más caros que los mecánicos. Al no tener piezas móviles, ofrecen mayor fiabilidad y duración. También son mucho más precisos que los modelos mecánicos.

    Los presostatos electrónicos pueden venir preajustados de fábrica, pero a menudo incorporan una pantalla digital y una interfaz para programar fácilmente los distintos parámetros del presostato (temporización, puntos de conmutación y rearme, histéresis, normalmente abierto o cerrado, etc.). La pantalla digital también proporciona una indicación continua de la presión y muestra el estado del presostato. Estos presostatos también actúan como sensores/transmisores de presión.

    Los presostatos electrónicos pueden ofrecer varios puntos de conmutación programables y una gama más amplia de señales de salida. Son más adecuados que sus homólogos mecánicos para su uso con sistemas automatizados.

    Gracias a sus ventajas, estos presostatos son actualmente los más utilizados en la industria para el control de procesos.

  • ¿Presostato mecánico de membrana o de pistón?

    Presostato de pistón SUCO

    Presostato de pistón SUCO

    Existen dos tecnologías principales para los presostatos mecánicos:

    • los presostatos de membrana, que aprovechan la deformación de una membrana sometida, por un lado, a la presión que debe controlarse y, por otro, a la fuerza ejercida por un muelle. Comprimiendo este muelle se puede variar el ajuste del punto de conmutación del presostato. Los presostatos de membrana pueden utilizarse para presiones de 0,1 bar a 100 bar.
    • los presostatos de pistón, que utilizan el movimiento de un émbolo sometido, por un lado, a la presión que hay que controlar y, por el otro, a la fuerza ejercida por un muelle. Como en un presostato de membrana, también en este caso es la compresión del muelle la que ajusta el punto de conmutación. Los presostatos de pistón pueden utilizarse para presiones de 10 a 400 bar.
  • ¿Cómo elijo el presostato adecuado?

    Una vez definido el tipo de presostato que necesita, tiene que elegir el modelo adecuado basándote en los siguientes criterios de selección:

    • Ajustado de fábrica o ajustable : Los presostatos ajustados en fábrica son menos caros que los presostatos regulables y funcionarán perfectamente para puntos de conmutación que no cambien; son preferibles los presostatos ajustables si es probable que cambie el punto de conmutación; son preferibles los presostatos ajustables si es probable que cambie el punto de conmutación; son preferibles los presostatos ajustables si es probable que cambie el punto de conmutación. presostatos electrónicos con una pantalla y una interfaz (botones) para ajustar con precisión los distintos parámetros de funcionamiento del presostato.
    • Rango de ajuste: es esencial seleccionar un presostato cuyo punto de conmutación o rango de ajuste se corresponda con el valor de la presión que hay que controlar. La presión en el punto de conmutación no debe confundirse con la presión máxima que puede soportar el presostato antes de estallar, que es mucho mayor.
    • Señal de salida: los presostatos ofrecen distintos tipos de salida, por lo que debes asegurarte de que el modelo que eliges se corresponde con la salida que necesitas. Para los presostatos mecánicos, hay que elegir entre un contacto normalmente abierto o normalmente cerrado. Los presostatos electrónicos ofrecen más posibilidades.
    • Resistencia a la sobrepresión (presión máxima): es la presión máxima que puede soportar el presostato, y es muy superior a la presión ajustada.
    • Materiales del presostato : La elección del material de la parte del presostato en contacto con el fluido y de la carcasa en contacto con el entorno es importante. En ambos casos, tienes que elegir materiales compatibles con la aplicación (acero inoxidable en la industria alimentaria, por ejemplo), el fluido y el entorno ambiental.
    • Conector eléctrico: es importante elegir un presostato con un conector eléctrico que se adapte al circuito existente.
    • Alimentación: si opta por un presostato electrónico, compruebe que su tensión de alimentación coincide con la disponible en el lazo de control.
    • Índice de protección, certificación ATEX: es esencial elegir un presostato con el nivel de protección requerido por el proceso.
GUÍAS DE COMPRA RELACIONADAS
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando...
Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *