Qué tornillo elegir

Los tornillos son elementos mecánicos de fijación que se utilizan para unir varias piezas entre sí y nos permiten hacer ensamblajes desmontables.

Es importante no confundir tornillos con pernos. Ambos son elementos de fijación, la diferencia básica reside en que el perno necesita una tuerca para poder aprisionar y asegurar las piezas.

Ver tornillos

  • ¿Cómo elegir un tornillo?

    El primer criterio que va a orientar su elección es el material de las piezas que se quieren atornillar. El mercado ofrece una amplia variedad de tipos de tornillos, que se clasifican en función del material de las piezas que se quieren fijar. Existen tornillos para hormigón, para madera, para PVC o para yeso, entre otros que veremos en el siguiente apartado. Cada tipo de tornillo tiene una serie de características específicas que lo hacen particularmente adecuado para un material en concreto.

    El paso siguiente consiste en elegir la longitud  y el diámetro del tornillo. Son dos características muy importantes porque determinan la robustez y la resistencia del tornillo, que le indicarán si es adecuado o no para el uso previsto.

    Antes de efectuar su compra, le aconsejamos verificar si dispone de un destornillador compatible con la cabeza de los tornillos que va adquirir, sobre todo en el caso de las cabezas con formas menos comunes.

    También es importante prestar atención a la rosca del tornillo. Ésta puede ser completa o parcial, es decir, puede ocupar todo el cuerpo del tornillo o solo una parte.

    El material del tornillo es otro elemento que no debe pasarse por alto. Su elección dependerá principalmente de las condiciones del entorno, a las que debe presentar resistencia.

  • ¿Cuáles son los principales tipos de tornillos?

    Existen varios tipos de tornillos. Dependiendo de la aplicación prevista, podrá elegir entre:

    Tornillos para madera: son, en su mayoría, de zinc o de acero inoxidable y tienen un diámetro pequeño. La cabeza de estos tornillos es abombada y ranurada. Suelen tener una rosca parcial.

    Tornillos para madera y aglomerado (VBA): suelen estar hechos de zinc o de acero inoxidable. Son pequeños y puntiagudos, con rosca a lo largo de todo el cuerpo, también llamado vástago. Tienen cabeza avellanada con ranura Pozidriv (dos cruces) o Torx (estrella de seis puntas redondeadas). Su principal ventaja es que son autoperforantes, es decir, permiten atornillar en la madera sin rajarla y sin necesidad de hacer un orificio previamente.

    Tornillos para placas de yeso: suelen ser largos y extremadamente puntiagudos. Son de color negro y su rosca ocupa todo el cuerpo del tornillo. Tiene cabeza avellanada con ranura Phillips (estrella de cuatro puntas o de cruz).

    Tornillos para metal: están disponibles en diferentes materiales, siendo el acero el más común. Para estos tornillos, es necesario haber realizado un orificio con anterioridad. Están disponibles en diferentes longitudes, con formatos de cabeza y ranuras variadas. Se utilizan frecuentemente cuando se quiere que la cabeza del tornillo quede al mismo nivel de la superficie de la pieza metálica. Son muy robustos y resistentes a las altas temperaturas, al corte y al desgarro.

    Tornillos para chapas: son particularmente resistentes. Existen tres modelos: con punta fina (para chapas de poco grosor), con punta redondeada y con punta plana (para chapas de gran grosor). Estos tornillos tienen una rosca similar a la de los tornillos para madera y aglomerado (VBA), preste atención para no confundirlos. Pueden tener cabeza redondeada, avellanada o cilíndrica, con ranura Pozidriv o Torx.

    Tornillos para hormigón: existen en diversos materiales, con longitudes, tipos de cabeza y ranuras diferentes. Los tornillos para hormigón se distinguen fácilmente por tener un paso de rosca ancho. Son muy resistentes y pueden atornillarse sin usar tacos. No obstante, es aconsejable hacer un orificio antes de atornillar.

    Tornillos para PVC: son generalmente de acero inoxidable y tienen una cabeza avellanada con ranura Torx. Su rosca es muy fina, que permite atornillar sin usar un taco.

    Tirafondos: son tornillos de zinc o de acero inoxidable y están disponibles en varias longitudes. Tienen rosca parcial y cabeza hexagonal. Son muy resistentes al desgarro. Tienen una punta afilada que facilita su penetración en el material.

    Tornillos autoperforantes: son capaces de perforar metales blandos, chapas finas de metal y plástico gracias a su punta, similar a la de una broca. La cabeza puede ser avellanada, hexagonal o redondeada, con ranura tipo Phillips, Pozidriv o hexagonal. Los tornillos autoperforantes son muy utilizados en las industrias de la construcción y la automoción.

  • ¿Qué cabeza de tornillo elegir?

    Es importante tener en cuenta la forma de la cabeza del tornillo a la hora de hacer su elección.

    Antes de nada, debe verificar si, para la aplicación en cuestión, necesita un tornillo cuya cabeza penetre completamente en la pieza o que, por el contrario, sobresalga.

    Si los tornillos se utilizan para unir piezas de grandes dimensiones, pueden estar sujetos a tensiones mayores, por lo que es fundamental elegir una cabeza que no se afloje con facilidad y que mantenga la fijación estable.

    Estos son algunos de los formatos disponibles:

    • Tornillos de cabeza hexagonal : son más difíciles de fijar que los otros y requieren el uso de una llave de fijación de seis lados.
    • Tornillos de cabeza cuadrada: la cabeza es plana, lo que facilita al usuario la tarea de atornillar.
    • Tornillos de cabeza avellanada: se utilizan generalmente para atornillar piezas de madera o placas de yeso. La cabeza entra totalmente en la pieza. Son tornillos muy utilizados en la carpintería.
    • Tornillos de cabeza redonda, o abombada: tienen las mismas ventajas que los tornillos con cabeza avellanada. Vienen acompañados generalmente de una arandela que se posa directamente en la superficie.
    • Tornillos de cabeza cilíndrica: la parte inferior es plana, garantizando un contacto total con la superficie.
  • ¿Cómo elegir el tipo de ranura del tornillo?

    Hay diversos tipos. La forma de la ranura condiciona la fuerza y facilidad de apriete, pero también el tipo de llave que podrá utilizar. Recuerde comprobar si dispone de una herramienta compatible con la ranura de los tornillos que quiere adquirir.

    Estos son los tipos más comunes:

    Ranurada: es una ranura recta en el centro de la cabeza que no permite mantener la punta de la herramienta de apriete centrada en la cabeza del tornillo. Como resultado, el destornillador muchas veces resbala y sale de la ranura.

    Phillips (de estrella de 4 puntas, de cruz): la ranura tiene forma de cruz y facilita el centrado en la punta del destornillador, de modo que el destornillador no resbala. Este diseño hace el atornillado más rápido y fácil, ya sea con herramienta manual o eléctrica.

    Pozidriv: es parecida a la ranura Phillips. Consiste en dos cruces que le proporcionan mayor estabilidad al destornillador. Se desaconseja utilizar un destornillador Phillips con un tornillo Pozidriv y viceversa, para no dañar la herramienta y/o el tornillo.

    Pentalobular: su estrella de cinco puntas ofrecen mayor estabilidad al destornillador. Los tornillos pentabolures son muy utilizados en componentes electrónicos, como ordenadores, tablets y teléfonos móviles. Son fáciles y rápidos de atornillar.

    Torx: al igual que la ranura Pozidriv, la ranura Torx ofrece una gran estabilidad al destornillador. Además, sus lóbulos redondeados reducen el desgaste del propio tornillo y de la herramienta, prolongando así su vida útil.

  • ¿Cómo elegir el material de un destornillador?

    Los tornillos pueden fabricarse en materiales muy diversos. Cada material es adecuado para un tipo de aplicación:

    • Tornillos de acero zincado: el revestimiento de zinc les proporciona una resistencia media a la corrosión. Es de color plateado. Los tornillos para madera, para aglomerados (VBA) y los tirafondos suelen estar zincados.
    • Tornillos bicromatados: tienen un tratamiento en la superficie que los protege de la corrosión. No obstante, el revestimiento puede desaparecer bastante rápido. Son de color amarillo. Los tornillos bicromatados son muy utilizados para fijar paneles de aglomerados.
    • Tornillos fosfatados: son muy resistentes y están protegidos contra la corrosión. Se distinguen fácilmente por su color negro. Los tornillos para placas de yeso suelen estar fosfatados.
    • Tornillos cromados: son muy similares a los tornillos zincados, tanto en apariencia como en resistencia.
    • Tornillos de latón: no están tratados, por lo que son muy susceptibles a la corrosión. Ésta se manifiesta con la aparición de un color verdoso. Por esta razón, se aconseja limitar su uso a espacios de interior. Son de color dorado y se utilizan generalmente en muebles de madera.
    • Tornillos de acero inoxidable: son muy resistentes y, como su propio nombre indica, no se oxidan. Por tanto, son ideales para espacios exteriores. Hay dos tipos disponibles: los tornillos de acero inoxidable A2, con buena resistencia a la corrosión en condiciones atmosféricas normales, y tornillos de acero inoxidable A4, que además están protegidos contra los ácidos. Son de color gris. Los tornillos para aglomerados, los tornillos para chapas metálicas y los tornillos para PVC pueden ser de acero inoxidable.
  • ¿Por qué elegir un tornillo autorroscante?

    Los tornillos autorroscantes permiten roscar el tornillo directamente sin necesidad de hacer previamente un orificio. Son muy robustos y ofrecen una fijación sólida y resistente. Pueden ser utilizados en todo tipo de materiales (madera, acero, metal, etc.) y su uso se extiende a diversos sectores y aplicaciones, como el trabajo con chapas de metal, carrocería y perfiles. Estos tornillos le harán ahorrar tiempo y dinero.

Guías de compra relacionadas
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando...
Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *