Qué ventilador elegir

Un ventilador es una turbomáquina que mueve aire o un fluido compresible —gas— transfiriéndole energía mecánica. Los ventiladores se utilizan habitualmente en el campo de la ingeniería climática, en instalaciones de ventilación y aire acondicionado para renovar el aire de un edificio o para eliminar escapes nocivos —humo, olores, vapores, etc.—. Los ventiladores pequeños se utilizan comúnmente para enfriar los dispositivos electrónicos.

Existen dos principales tipos de ventiladores: los ventiladores helicoidales y ventiladores centrífugos
Elegir un ventilador u otro puede depender de dos parámetros: la capacidad para hacer circular el aire y su volumen sonoro.

Ver ventiladores

¿Cómo elegir un ventilador industrial?

Ventilador de la marca Elektror airsystems
Ventilador de la marca Elektror airsystems

Los  ventiladores industriales satisfacen una amplia gama de aplicaciones. Existen en muchos modelos:

– Ventiladores integrables.

– Ventiladores canalizables.

– Ventiladores portátiles.

– Ventiladores para armarios eléctricos.

– Etc.

El primer paso es identificar el tipo de ventilador que se necesita: ¿ventilador axial o ventilador centrífugo?

Los ventiladores axiales proporcionan un alto caudal con una baja sobrepresión y se reservan para aplicaciones con bajas pérdidas de carga —circuitos cortos—, mientras que los ventiladores centrífugos son más adecuados para aplicaciones con grandes pérdidas de carga —circuitos más largos—. Los ventiladores axiales son también más compactos y ruidosos que los modelos centrífugos equivalentes.

Se elige un ventilador para proporcionar un volumen definido de aire —o gas— a una presión determinada. En muchas aplicaciones prima la simplicidad y el caudal indicado por el fabricante es suficiente para dimensionar el ventilador. El procedimiento se complica un poco más cuando el ventilador está conectado a un circuito —red de ventilación, suministro de aire a un quemador, etc.)— porque el caudal suministrado por un ventilador depende de sus propias características pero también de la caída de presión del circuito. Este es el principio del punto de funcionamiento: si se traza la curva de caudal/presión del ventilador y la curva de caudal/caída de presión del circuito, el punto de funcionamiento del ventilador en este circuito estará en la intersección de ambas curvas.

Mientras que la gran mayoría de los ventiladores soplan aire a temperatura ambiente, algunos deben funcionar bajo condiciones específicas de temperatura o ambiente. Este es el caso, por ejemplo, de los ventiladores de soldeo en horno. Por lo tanto, es importante elegir el modelo más idóneo para cada aplicación.

¿Por qué elegir un ventilador helicoidal?

Ventilador axial de la marca NEU AIR MOVING TECHNOLOGIES
Ventilador axial de la marca NEU AIR MOVING TECHNOLOGIES

Los ventiladores helicoidales —o axiales— consisten en una hélice accionada por un motor. Esta hélice propulsa así un flujo de aire paralelo a su eje de rotación.

Los ventiladores axiales son capaces de proporcionar altos caudales, aunque con un pequeño aumento de presión entre la entrada y la salida. Debido a esta baja sobrepresión, su uso está restringido a los circuitos de poca longitud con pocas caídas de presión.

Un ventilador axial suele tener entre 2 y 60 aletas. Su rendimiento es de entre el 40 y el 90 %.

Este tipo de ventiladores se utiliza generalmente para la recirculación del aire en salas grandes, la ventilación de habitaciones a través de paredes y en conductos.

En comparación con los ventiladores centrífugos, los ventiladores helicoidales son menos voluminosos, menos costosos y más ruidosos.

Ventajas

  • Alto caudal de aire.
  • Diseño sencillo.
  • Menos costosos y  engorroso que los ventiladores centrífugos.

 

¿Por qué elegir un ventilador centrífugo?

Ventilador radial de la marca ECOFIT
Ventilador radial de la marca ECOFIT

Los ventiladores centrífugos —o radiales— consisten en una rueda de aletas accionada por un motor que gira en un estátor que sigue a la rueda. Este estátor tiene dos aberturas: la primera suministra fluido a la parte central de la rueda, que penetra por fuerza de aspiración y es expulsado hacia la periferia por el efecto centrífugo a través del segundo orificio.

Existen dos tipos de ventiladores centrífugos: los de aletas inclinadas hacia adelante y los de aletas inclinadas hacia atrás. Los ventiladores de aletas inclinadas hacia adelante disponen de una rueda de «jaula de ardilla» y entre 32 y 42 aletas. Su rendimiento es de entre el 60 y el 75 %. Los ventiladores de aletas inclinadas hacia atrás presentan un rendimiento del 75 al 85 % y entre 6 y 16 aletas.

La sobrepresión es superior a la que proporcionan los ventiladores helicoidales, por lo que estos ventiladores son más adecuados para circuitos largos.

Tienen una ventaja adicional en términos de nivel sonoro: son más silenciosos. No obstante, son más voluminosos y caros que los ventiladores helicoidales .

Ventajas

  • Caudal medio a alto.
  • Presión adecuada.
  • Adecuados para circuitos largos.
  • Más silenciosos que los ventiladores helicoidales.

 

¿Cómo elegir un ventilador para la electrónica?

Ventilador de la marca SANYO DENKI
Ventilador de la marca SANYO DENKI

Los ventiladores para la electrónica son ventiladores compactos y cerrados, con dimensiones y tensiones de alimentación —CA o CC— estandarizados para facilitar su integración en una carcasa.

Se utilizan para evacuar el calor producido por los componentes electrónicos de la carcasa. Se eligen en función de:

  • El flujo de aire que pueden ofrecer.
  • Su tamaño.
  • La tensión de alimentación disponible en la carcasa.

La mayoría de los ventiladores para la electrónica son de tipo helicoidal por razones de compacidad, aunque también se pueden encontrar ventiladores centrífugos y de flujo diagonal capaces de proporcionar un mayor caudal.

¿Cómo elegir un ventilador para un armario eléctrico?

Ventilador de armario de la marca Lohmeier Schaltschrank Systeme
Ventilador de armario de la marca Lohmeier Schaltschrank Systeme

Los ventiladores para armarios eléctricos permiten que el aire fresco entre en el armario con el fin de regular la temperatura de los equipos electrónicos. Al crear una ligera sobrepresión, evitan que el polvo entre en el armario.

En general, estos ventiladores se instalan en la puerta o en las paredes del armario y se integran en una rejilla de ventilación. También hay modelos que se montan en la parte superior del armario. Disponen de un filtro que evita que el polvo entre en él.

Se optará por este tipo de ventilador en función de:

  • El caudal de aire suministrado.
  • La tensión de alimentación del motor alimentado por el armario de distribución.
  • La eficacia del filtro.