The online industrial exhibition

Qué racor giratorio elegir

Un racor giratorio es un dispositivo de conexión mecánica que permite transferir un fluido de una parte fija a una parte rotativa en una máquina. Los fluidos transportados por el sistema pueden ser líquidos o gaseosos, bajo presión o al vacío.

Un racor giratorio está compuesto por un árbol, una o varias juntas, uno o más rodamientos y un cuerpo. Permite mantener el fluido en movimiento. Debe ser perfectamente estanco: las juntas mecánicas, de labio o tóricas son, por tanto, un elemento clave del racor.

Algunos fabricantes utilizan los términos «conexión giratoria», «junta rotativa», «rótula» o incluso «rotary union».

Ver racores giratorios

  • ¿Cómo elegir un racor giratorio?

    Racor giratorio de la empresa GAT
    Racor giratorio de la empresa GAT

    Son muchos los parámetros relacionados con el sistema rotativo que permiten elegir el  racor giratorio adecuado.

    El primer criterio corresponde al tipo de fluido con el que se utilizará el racor. Puede ser gas, aire,  vacío, agua, aceite,  vapor, líquido refrigerante, etc. Los materiales de los racores se seleccionarán en función de la posible presencia de agentes abrasivos o corrosivos.

    El número de pasos requeridos en el racor, la velocidad de rotación, la presión de la instalación y la temperatura de funcionamiento permitirán dimensionar adecuadamente el racor giratorio.

    Por último, en caso de tener que transmitir una señal o una corriente eléctrica en la instalación, será necesario utilizar un racor giratorio equipado con un anillo colector.

    • Tipo de fluido.
    • Número de pasos.
    • Velocidad.
    • Presión.
    • Temperatura.
    • Señal o corriente eléctrica por transmitir.
  • ¿Cómo dimensionar un racor giratorio?

    Racores giratorios de la empresa SMC
    Racores giratorios de la empresa SMC

    Existen muchos tamaños de racores giratorios. A continuación se exponen las características básicas a las que habrá que atender para para dimensionar correctamente el producto.

    • El diámetro nominal (DN) de la instalación: diámetro interior de un tubo de conexión.
    • La presión de funcionamiento de la instalación: los racores giratorios se utilizan tanto en los sistemas de vacío como en los de presión. Habrá que conocer la presión usual del fluido, por lo general entre 0 y 1.380 bar —0 a 20.000 psi—, y la presión máxima de funcionamiento. Si la instalación funciona a presión variable, se tendrá que optar por la presión máxima como presión de funcionamiento.
    • La temperatura de funcionamiento del fluido, así como la temperatura ambiente: determinación de las temperaturas mínimas y máximas. Suelen oscilar entre los -100 ºC y los 200 ºC.
    • La velocidad y el sentido de la rotación: la velocidad suele ir de 0 a 3.600 rpm. Existe la posibilidad de alcanzar velocidades superiores a las 10.000 rpm —dependiendo del fabricante—.

     

    • Diámetro nominal.
    • Presión de funcionamiento o presión máxima.
    • Temperatura.
    • Velocidad de rotación.
  • ¿Racor giratorio o anillo colector?

    Tanto los racores giratorios como los anillos colectores facilitan la rotación de los componentes de una máquina. Los racores giratorios se utilizan para transportar un fluido, mientras que los anillos colectores se emplean para transmitir una corriente o una señal eléctrica.

    En un anillo colector, las corrientes se transmiten de una entrada fija, a menudo un cepillo, a una salida rotativa, por lo general un anillo. En una instalación clásica, el anillo colector, también llamado slip ring,, se monta en la parte móvil. Los cables que pasan a través del árbol hueco conducen la carga eléctrica. Los anillos colectores se encuentran en muchas aplicaciones, como por ejemplo en sistemas de vídeo HD —cámaras de vigilancia— o la industria de las energías renovables —aerogeneradores—.

    En caso de necesitar una señal eléctrica en la aplicación, es posible combinar el uso de un racor y de un anillo colector desplazar tanto fluidos como corrientes. Estos dispositivos combinan el transporte de fluidos con la transmisión de potencia eléctrica o de señales. Se denominan «racores giratorios combinados» o «racores giratorios con anillo colector integrado».

  • ¿Qué otras características deben tenerse en cuenta a la hora de elegir un racor giratorio?

    Primero, el material del racor. Se puede optar por el acero, el aluminio, el latón, el hierro fundido o el bronce en función de la naturaleza del fluido transportado. A continuación, habrá que pensar en el tipo de conexión: macho o hembra, roscada, de brida, soldada o con conexión directa.

    Existe una amplia gama de racores giratorios estándar, aunque muchos fabricantes también ofrecen racores a medida, con o sin anillo colector.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…
Guías de compra relacionadas
Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *