The online industrial exhibition

Qué cabrestante elegir

Un cabrestante es un dispositivo diseñado para arrastrar o elevar cargas por medio de un cable que se enrolla alrededor de un cilindro horizontal llamado «tambor», o de una cadena que gira alrededor de una «nuez».

Los cabrestantes pueden ser manuales, eléctricos, con motor térmico, neumáticos o hidráulicos. Se trata de equipos de elevación y tracción que se utilizan en sectores industriales como la metalurgia y la construcción y obras públicas para levantar y desplazar cargas pesadas; en el sector marítimo para levantar embarcaciones; en el sector de la automoción para cargar vehículos en remolques, etc.

Los cabrestantes diseñados para la elevación vertical de una carga deben cumplir normas más estrictas que los cabrestantes diseñados para operaciones de arrastre —tracción horizontal de una carga—.

Ver cabrestantes

  • ¿Cómo elegir un cabrestante?

    Cabrestante de la empresa PLANETA-Hebetechnik GmbH
    Cabrestante de la empresa PLANETA-Hebetechnik GmbH

    Para saber qué tipo de cabrestante elegir, habrá que considerar:

    • ¿Qué uso se hará del cabrestante? ¿Elevación de cargas? ¿Desplazamientos horizontales? ¿Desplazamientos en planos inclinados?
    • ¿En qué sector se utilizará? Los cabrestantes se pueden utilizar en varias industrias, desde la industria marítima hasta la industria del automóvil.
    • ¿Qué capacidad debe tener el cabrestante, esto es, qué carga debe poder soportar, en elevación o tracción?
    • ¿Cuál será la distancia de desplazamiento de la carga? Habrá que asegurarse de que el tambor tenga el tamaño adecuado y de que la longitud del cable, cabo o cadena sea suficiente.

    También existen otros criterios, como por ejemplo el tipo de accionamiento. Puede ser eléctrico, hidráulico, con motor térmico o manual. Los cabrestantes han sido diseñados para enrollar un cable, cabo o cadena en espiras paralelas alrededor del tambor.

  • ¿Qué accionamiento elegir para un cabrestante?

    Cabrestante con motor térmico de la empresa HUCHEZ
    Cabrestante con motor térmico de la empresa HUCHEZ

    La mayoría de los cabrestantes están equipados con un motor, pero algunos son manuales, cuyo uso predomina en caso de utilización ocasional o en entornos de difícil acceso a la red eléctrica.

    Existen cuatro tipos principales de accionamiento: eléctrico, con motor térmico, hidráulico y manual.

    Los cabrestantes con motor eléctrico se dividen en dos categorías: motores conectados a la red eléctrica y motores alimentados por batería conectados, por ejemplo, a un coche o a un camión. Los cabrestantes eléctricos están diseñados para un uso intermitente porque se sobrecalientan rápido. Se recomienda utilizar un cabrestante equipado con un fusible térmico para evitar dañarlo si la carga es demasiado pesada o si se utiliza de forma demasiado intensiva. Además, se evitará cualquier riesgo de sobrecalentamiento con cabrestantes que tengan una capacidad mayor que la necesaria.

    En el caso de cabrestantes que funcionen con batería, será necesario asegurarse de que la batería sea lo suficientemente potente para alimentarlo. Con una fuente de alimentación de 12 voltios, un cabrestante puede alcanzar puntas de consumo de más de 400 amperios.

    Los cabrestantes con motor térmico son más pesados y caros que los cabrestantes eléctricos. Por lo general, tienen un factor de marcha del 100 %, lo que significa que pueden utilizarse de forma continua.

    Los cabrestantes hidráulicos están conectados a un circuito hidráulico que acciona el tambor. Su factor de marcha es también del 100 % y suelen tener capacidades de carga muy altas. Sin embargo, el circuito hidráulico deberá ser apto para este uso: un cabrestante hidráulico puede requerir una presión de hasta 160 bar y un caudal de hasta 60 litros por minuto (l/min). Estos cabrestantes se utilizan en buques o plataformas offshore.

    Los cabrestantes manuales se utilizan para manejar cargas más ligeras. Son fáciles de implementar porque no requieren conexión a una fuente de energía.

    Cuatro tipos principales de cabrestantes según su accionamiento

    • Cabrestantes eléctricos.
    • Cabrestantes con motor térmico.
    • Cabrestantes hidráulicos.
    • Cabrestantes manuales.
  • ¿Por qué elegir un cabrestante manual?

    Cabrestante de la empresa haacon hebetechnik gmbh
    Cabrestante de la empresa haacon hebetechnik gmbh

    Los cabrestantes manuales deberán ser accionados por una o varias personas en función de la velocidad de tracción deseada. Un cabrestante manual puede ser de manivela —sobre la que se ejercerá un movimiento giratorio continuo— o de palanca —de la que habrá que tirar—. Están equipados con un sistema de desembrague para que el medio de tracción se desenrolle bajo la influencia del peso de la carga. Se utilizan principalmente para levantar cargas moderadas.

    Por regla general, los modelos más grandes tienen una capacidad de elevación máxima de 2 toneladas.

    Estos cabrestantes se utilizan principalmente cuando no hay ninguna fuente de energía disponible cerca o no es posible utilizar un cabrestante autónomo equipado con un motor térmico.

    Criterios para elegir un cabrestante manual

    • Carga moderada —hasta 2 toneladas—.
    • Imposibilidad de acceso a una fuente de energía.
  • ¿Cómo dimensionar un cabrestante?

    Para dimensionar un cabrestante, será necesario conocer su capacidad, es decir, la carga máxima que puede soportar, la cual deberá ser superior al peso máximo de elevación o arrastre; con esto se evitará, además, cualquier riesgo de accidente. Por lo general, la capacidad de tracción deberá ser dos veces mayor que la carga que haya que arrastrar. Habrá que considerar un margen de seguridad del 50 % como mínimo. La capacidad del cabrestante se suele indicar en libras (lb) o kilogramos (kg). Para conocer la carga máxima soportada, se puede hacer un cálculo rápido sabiendo que una libra equivale a 0,45 kg.

    También hay que tener en cuenta que, dependiendo de la distancia, el medio de tracción se enrollará en el tambor en capas sucesivas, y que el fabricante indica la capacidad del cabrestante para la primera capa de bobinado. A medida que se va enrollando el medio de tracción, el diámetro de bobinado aumenta y, por lo tanto, la velocidad del cabrestante. Sin embargo, la capacidad de tracción del cabrestante disminuye debido al aumento del par con motivo del aumento del diámetro de bobinado. Se puede estimar una disminución de la capacidad de tracción del cabrestante del 13 % por capa ya bobinada.

    Si el cabrestante tiene que elevar una carga definida, será necesario asegurarse de que la carga indicada por el fabricante no sea únicamente la carga de arrastre, esto es, de remolque y no de elevación.

    La velocidad de rotación del cabrestante y el diámetro del tambor deberán ser aptos para cada uso: ambos valores determinan la velocidad de tracción del cabrestante. Hay que diferenciar entre la velocidad de rotación del cabrestante sin carga y la velocidad de tracción —o de arrastre— a plena carga. En general, un cabrestante tiene una velocidad de tracción de aproximadamente 1,5 metros por minuto. Cuanto más rápido deba ser el cabrestante, mayor será el consumo de energía.

    Criterios para elegir las dimensiones de un cabrestante

    • Carga.
    • Diámetro del tambor.
    • Rotación del cabrestante.
    • Velocidad de tracción.
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…
Guías de compra relacionadas
Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *